Download Alma y tiempo en Aristóteles by Javier Aoiz PDF

By Javier Aoiz

Equinoccio. Caracas. 23 cm. 335 p. Encuadernación en tapa blanda de editorial. 2007 .. Este libro es de segunda mano y tiene o puede tener marcas y señales de su anterior propietario. Cubierta deslucida.

Show description

Read Online or Download Alma y tiempo en Aristóteles PDF

Similar libros en espanol books

Arquitectura Gotica y Pensamiento Escolastico

Infrequent publication: rate in USD

Extra info for Alma y tiempo en Aristóteles

Sample text

Hay algún problema?  Pero intenta convencer a los demás. Michael no le dio importancia. —Creo que tendríamos que llevarla dentro e intentar que se sienta cómoda. Podremos sacar más de ella si conseguimos que se relaje. —¿Estás seguro? —murmuró Kate. Los nervios se le estaban empezando a crispar. Michael asintió con la cabeza. —Estoy seguro —contestó con mucha más seguridad de la que realmente sentía. —Maldita sea, hagámoslo. No vamos a ninguna parte si nos quedamos aquí parados, ¿no?  Fue hacia la mujer, estiró las manos y se las colocó sobre los hombros.

Podía ser egoísta e insensible por su parte, pero no quería saberlo. Ya tenía suficiente con sus propios problemas como para verse envuelto en los de los demás. Michael pensaba lo mismo, pero él no podía desconectar con la misma facilidad que Carl. Cuando oyó más sollozos en otro rincón de la sala, instintivamente fue a investigar. Descubrió que las lágrimas procedían de Annie Nelson y Jessica Short, dos de las supervivientes de más edad.  Michael se sentó a su lado.  Una cuestión sin sentido, pero no se le ocurrió nada más que decir.

Era evidente que procedían de mundos muy diferentes, y seguramente se habían sentido atraídas sólo por el hecho de tener edades similares y seguir vivas. El dinero, la posición, las posesiones, los amigos y las conexiones ya no tenían ninguna importancia.  Cerca de las dos y media de la madrugada se maldijo por ser tan condenadamente desinteresada.  Lo peor era que la propia Jenny llevaba dormida casi una hora.  En el silencio, cualquier ruido, por bajo que fuera, sonaba atronador. Escuchó con atención e intentó localizar la fuente precisa de la conversación, deseosa de un poco de compañía adulta, tranquila y racional.

Download PDF sample

Rated 4.08 of 5 – based on 35 votes